Los costes de itinerancia se reducirán

Las tarifas de itinerancia para las llamadas telefónicas y el uso de datos móviles en la UE en el extranjero serán cosa del pasado a partir de mediados de 2017. El Parlamento Europeo votó el martes la supresión de las tasas a partir de junio de 2017.

Los eurodiputados aprobaron un compromiso con los Estados miembros de la UE, que abogaban por un período de transición más largo. En un principio, la Comisión de la UE quería prohibir las tarifas de itinerancia para finales de 2015, pero esto fue un fracaso debido a la resistencia de varios países de la UE.

Los costes de itinerancia se reducirán

En un paso intermedio, los costes de itinerancia se reducirán aún más el 30 de abril de 2016. En lugar de los límites máximos actuales para el precio de cliente final (sin IVA), habría entonces recargos máximos en la tarifa de origen.

A continuación, las llamadas desde países de la UE fuera de la UE sólo pueden costar 5 céntimos de euro por minuto, las llamadas SMS son de 2 céntimos de euro y cada megabyte de datos puede ser cargado con un máximo de 5 céntimos de euro. A esto se añade el impuesto sobre el valor añadido.

Se excluye la itinerancia permanente

Esto significa que el precio total máximo, según la información previa de la Comisión de la UE, sigue siendo significativamente inferior a los actuales límites máximos de 19 céntimos para las llamadas salientes, 6 céntimos por SMS y 20 céntimos por megabyte de datos más IVA.

Los embajadores de los Estados miembros de la UE ya han aprobado las normas, y el Consejo de la UE como representante de los Estados miembros todavía tiene que aprobarlas formalmente.

A partir de junio de 2017, por ejemplo, pueden utilizarse cuotas gratuitas de minutos telefónicos, SMS o datos tanto en la UE como en el hogar. Sin embargo, debe excluirse la llamada “”itinerancia permanente””. Los clientes compraban sus tarjetas SIM para sus teléfonos móviles en el extranjero a un precio más bajo, pero las usaban en casa.

Para evitarlo, los proveedores pueden cobrar recargos al acceder a ciertos números de llamadas, SMS o datos. Todavía no está claro hasta qué punto son elevadas, pero deberían estar muy por debajo de los límites máximos actuales. La Comisión de la UE debe preparar los detalles.

No Responses

Write a response